domingo, 31 de agosto de 2008

Joan Pedragosa o el acierto de escoger

Joan Pedragosa en su estudio, trabajando en una escultura.

Identidad para la asamblea de la Alliance Graphique Internationale (AGI) celebrada en Barcelona en 1971.
Display "El Cafeto", 1968.

Tipografía "Galaxy", 1965-2000.

Marca "Vulca Pros" (calzados vulcanizados), 1963.


Ilustración tipográfica, 1963.



Marca "Viajes Ultramar Express", 1963.


Logotipo "Fogo", 1958.

“Somos lo que somos, más lo que escogemos”. (Joan Pedragosa).

Hoy finaliza el mes de agosto y no quisiera dejarlo pasar sin recordar a Joan Pedregosa, una de las grandes figuras del diseño gráfico español de los años sesenta y setenta, fallecido hace tres años.
Nacido en Badalona en 1930, entre 1947 y 1950 y en Badalona estudió dibujo lineal y estética con Pere Casajoana, al que siempre consideró su maestro.
Hacia 1955 comenzó a colaborar con diversas agencias de publicidad de Barcelona. Tres años más tarde, estableció su estudio y, en 1959 obtuvo el premio de la Feria de Barcelona con un cartel.
En 1960, marcha a Lausana como responsable del departamento de proyectos y creación gráfica del Conseil de Publicité Ralph M. Chavannes. Durante este periodo recibe un premio por su proyecto de stand para la firma Riam International y entra en contacto con el tipógrafo Alfred Thuillard.
Su estancia en Suiza durante dos años, le permitirá ampliar su formación y contribuirá a asentar los conocimientos adquiridos durante el ejercicio profesional. Se interesa por el constructivismo ruso y la geometría de Max Bill –antiguo alumno de la Bauhaus y ex director de la Escuela de Ulm- pero también le atrae el Futurismo. Tal y como declaró en una ocasión: allí adquirió su futura personalidad profesional “en cuanto a síntesis gráfica, en cuanto a la aplicación de elementos nuevos…” Ello le permitió, “avanzarme a lo que se hacía aquí; me aportó una aceleración profesional crucial”, en sus palabras.
A su regreso definitivo a Barcelona –y hay que decir que su estancia en Suiza fue interrumpida por visitas a la ciudad condal y que durante la misma continuó trabajando para clientes españoles como Mobba-, en 1962 abre su propio estudio en Tuset, una calle que se convertirá en la de la creatividad por excelencia pues en ella se concentraron un buen número de agencias de publicidad, fotógrafos y diseñadores. Entra entonces en una etapa de gran actividad creativa pero también de compromiso con la mejora de la profesión, tanto en sus aspectos prácticos como en los de su difusión y consideración social.
Ahora bien, en España la profesión no estaba del todo definida y, tal vez la búsqueda de una mejor delimitación de la misma le animó a él y a un grupo de amigos -Josep Baqués, Amand Domènech, Angel Grañena, Francisco Graus, Enric Huguet, Eudald S. Humà, Ernest Moradell, Josep Pla-Narbona, Sebastián Rey Padilla y Tomàs Vellvé- a fundar el 6 de diciembre de 1961 en Barcelona, Grafistas Agrupación del Fomento de Artes Decorativas (FAD).
En 1965, expuso, junto a Ricard Giralt Miracle, Gervasio Gallardo y Josep Pla-Narbona, en la Sala Gaspar de Barcelona. Bajo el título de “Cuatro Gráficos”, la muestra recibió críticas elogiosas. En paralelo a todas estas actividades, fue profesor de la Sección de Plástica Publicitaria de la Escola Massana y, en 1967, de Elisava.
Pedragosa se definía como constructivista, que, en su opinion, era una tendencia funcionalista y “fundamentada en la estilización de las líneas”.
Como los grafistas suizos, hablaba de buen diseño y siempre creyó que éste había “creado una forma de vivir” y había hecho que la gente viviese cada vez mejor. El diseño tenía una función específica: “servir y proporcionar bienestar”, una idea que conecta con el pensamiento social del diseño, desarrollado desde mediados del siglo XIX y especialmente patente, en el Movimiento Moderno.
En una ocasión, el crítico de arte Joan Perucho dijo que el trabajo de Pedragosa ostentaba “una calidad gráfica rotunda, fuertemente lacónica. Su fuerza se apoya en una racionalización de los elementos con los que debe operar y es limpio, directo, de una claridad meridiana. A la expresión sensible, Pedragosa opone la mayoría de las veces una ordenación casi matemática y con ello le otorga equilibrio, seguridad y eficacia. Con el variado repertorio de sus realizaciones, Joan Pedragosa se nos muestra como un grafista de una personalidad acusada y desbordante.”
Pedragosa tiene también una interesante trayectoria como escultor. Podéis encontrar información sobre la misma en: http://www.joanpedragosa.com/
En diciembre de 2006 publiqué un artículo sobre él en la revista del Museo de Badalona, Carrer dels arbres. La referencia completa es: Pelta, Raquel: "Joan Pedragosa o l'encert de saber escollir", Carrer dels arbres, 17, diciembre de 2006, pp. 97-108. Se trata de una conferencia que impartí con fecha 22 de marzo de ese mismo año.

2 comentarios:

cinta dijo...

Hola Raquel,
muchas gracias por tener la dedicación de mostrarnos toda esta información!
Un saludo.

Raquel Pelta dijo...

Hola Cinta,
muchas gracias a ti por entrar en este blog.
Tus comentarios y sugerancias serán bienvenidos.
Saludos.